Risotto con champiñones frescos

¡Hola caris! ¿cómo lleváis el trauma post vacacional? espero que podáis disculpar mi breve ausencia, para mí el inicio del año es mi vuelta al cole, así que he estado organizando un millón de cosas que me han llevado algo más de tiempo del que pensaba, ¡pero vengo con más fuerza que nunca! así que este 2017 tendréis Sandra para aburrir.

Hoy quiero enseñaros una receta de risotto muy rica y sencilla. El risotto es un plato italiano que se puede hacer con una gran variedad de ingredientes, con marisco, tomate, jamón, calabaza, queso... ¡ay! como me gusta el risotto de cualquier forma.

No me enrollo más y os explico cómo es esta receta tan rica.

Duración: 50 minutos aprox.

Dificultad: Fácil.

Utensilios: Sartén grande.


 INGREDIENTES:




 - Media cebolla muy picada.

 - Una bandeja de unos 100 gr de champiñones frescos laminados (si son enteros, pues los hacéis láminas en casa)

 - Unos 50 gr de queso curado o semi curado rayado ( esta cantidad es orientativa, rayad la cantidad de queso que os guste)

 - Un litro aproximadamente de caldo de pollo.

 - 150 gr de arroz redondo.

 ELABORACIÓN:

Pon en una sartén un poco de aceite y echa la cebolla picada, deja que quede bien pochada, cuidado con el fuego, que la cebolla no se dore, sino que quede blandita y casi transparente.



Cuando la cebolla esté pochada, añade los champis laminados y dale unas vueltas con una cuchara de palo hasta que estén  hechos, tienen que quedar de un color dorado y encogerán un poquito, cuando estén así, pon el arroz y rehoga todo unos segundos para que tome sabor.



calienta en una jarrita el caldo de pollo al microondas y añádelo poco a poco en la sartén hasta que quede todo casi cubierto del caldo, déjalo a fuego fuerte unos 5 minutos y da unas vueltas de vez en cuando.

(esas manos son de mi madre, que se ofreció encantada a ayudarme)

Cuando esté borboteando el risotto, baja un poco el fuego y deja que se vaya haciendo poco a poco, según vaya estando seco, ve añadiendo un poco de caldo para que se siga haciendo, el resultado debe ser un arroz meloso y blandito, sin caldo pero que no quede seco.

El toque final es el queso rallado, cuando el risotto esté hecho, echa el queso rallado y dale unas vueltas hasta que esté perfectamente integrado y derretido, a mi me gusta echarle bastante para que le de un sabor más fuerte, así que id echandolo poco a poco y vais probando.

(Esta es la cantidad que uso yo normalmente de queso, para que os hagáis una idea, es un plato de postre)

¡Listo! ¿a que es fácil? sé que os va a encantar, espero que lo disfrutéis y me contéis el resultado.

¡Muchos besotes y feliz año nuevo!



 Sandra


Comentarios